El velero que surcó cinco océanos en busca de los tesoros del plancton

A bordo de un velero tuneado para la ocasión, un consorcio internacional y multidisciplinar de más de cien científicos, entre ellos un equipo español, ha investigado el plancton de los océanos del planeta durante tres años. Los resultados de esta singladura, que ha recogido 35.000 muestras de 210 puntos oceánicos, describen una diversidad de genes, de organismos y de interacciones entre ellos mucho mayor de la que se tenía noción. Los resultados se publican hoy en un número especial de la revista Science.

Publicado en Agencia SINC el 21 de mayo de 2015

Distinto a cualquier otro buque oceanográfico al uso, el Tara es un velero de 36 metros de eslora que fue construido para remontar el hielo y explorar los climas australes. Romántico sí, pero también pequeño (tiene una capacidad para albergar a 15 personas), incómodo y tremendamente caluroso en el trópico. Un equipo internacional de 126 científicos, entre ellos un equipo español, lo convirtió en un laboratorio flotante y se hizo a la mar en varias campañas por los cinco océanos para recoger muestras de agua durante más de tres años.

 

TARA Ocean sampling MAP

Los resultados de esta expedición llamada Tara Oceans, que ahondan en la biodiversidad y la genética del plancton marino, ocupan hoy cinco artículos y la flamante portada de la revista Science.

“Los datos de este proyecto conforman un legado científico que facilitará la investigación oceánica de las siguientes generaciones”, cuenta orgullosa a Sinc Silvia Acinas, investigadora del Instituto de Ciencias del Mar (ICM-CSIC), quien lidera junto con otros investigadores uno de los artículos y es una de las coordinadoras del proyecto.

La expedición Tara Oceans no es solo peculiar por circunnavegar las aguas del planeta a vela sino que se diferencia de las demás por haber obtenido muestras de todo el espectro del plancton. Desde virus hasta larvas de peces, este ecosistema marino abarca organismos cuyo tamaño difiere en cinco órdenes de magnitud.

Seguir leyendo aquí

BuenaVida (El País): Cosmética orgánica: si es tan natural, ¿se puede comer?

Publicado en BuenaVida (El País) el 22 de diciembre de 2014

“Mira ahora, mira ahora, puedes mirar, que ya me he puesto maquillaje; y si ves mi imagen te vas a alucinar y me vas a querer besar”, cantaba Mecano en uno de sus grandes éxitos (Maquillaje,1982). “Cuando besas a una persona en la boca, esta se va a comer parte de tu pintalabios; y con él, si los lleva [a veces, ocurre], rastros de metales pesados y moléculas derivadas del petróleo”, comenta Anna Dal Passo, quien regenta una distribuidora de cosmética ecológica en islas Baleares. Y no solo eso. Según Dal Passo, una mujer puede llegar a comerse hasta un kilo de su propio pintalabios a lo largo de su vida, y aunque no hay evidencia de daño a la salud, la experta recomienda fijarse muy bien en qué tipo de cosmético utilizamos. Y no alentar (quizás) tan a la ligera, como hacía Ana Torroja, a que se coman nuestro maquillaje. ¡Un momento! Resulta que uno de los productos estrella que Dal Passo comercializa es una barra de labios cuyos ingredientes provienen del mundo alimenticio (aceites esenciales y extractos vegetales). Entonces, ¿es la cosmética ecológica tan natural y sana que hasta se puede engullir?

Leer más

El patético destino de la hormiga zombi y otras historias de neuroparásitos

Saltamontes que saltan a charcas para ahogarse, peces que bailan con la intención de ser cazados, ratas atraídas por la orina de gato… La neuroparasitología estudia qué mecanismos utiliza un parásito para dominar los circuitos cerebrales de su víctima y transformar su comportamiento en un guion de zombis digno de George Andrew Romero. Como en la película del cineasta La noche de los muertos vivientes, puede que ni los humanos sean inmunes.

Publicado en Agencia SINC / 1 de febrero de 2014

Viven en las alturas de los bosques tropicales tailandeses y no se acercan al suelo a menos que sea estrictamente necesario y siempre en grupo. Pero para una de ellas la pesadilla ha empezado. Sale de casa a deshoras, camina sola y pierde el equilibrio como si estuviera borracha. Avanza sin destino aparente pero se acerca de manera inexorable a un lugar al que seguramente no quiere ir, un cementerio.

“Es una hormiga zombi, su cerebro está totalmente controlado por un parásito”, explica a Sinc David Hughes, investigador de la Universidad Estatal de Pensilvania (EE UU). Tras atravesar una media de 99 hojas y obedeciendo a una misteriosa señal, abre sus fauces y muerde con fuerza el nervio principal de una. Su cuerpo queda pendiendo en el vacío y la hormiga tarda unas seis horas en morir.

A partir de entonces Ophiocordyceps, el hongo que habita en su cerebro y que la necesitaba para reproducirse, fructifica y crece en forma de tallo para liberar sus esporas al medio e infectar otras hormigas. “Este es un ejemplo dramático de cómo un parásito puede modular la conducta de su huésped”, puntualiza Hughes. Aunque hace más de 200 años que se conocen parásitos con la capacidad de alterar el comportamiento de su hospedador, es ahora cuando la neuroparasitología se postula como un campo nuevo y prometedor.

“Estamos empezando a entender este tipo de parásitos desde un punto de vista fisiológico, genético y bioquímico –aclara a Sinc por teléfono Shelley Adamo, profesora de la Universidad de Dalhousie (Canadá) y todo un referente en esta especialidad–. Estos seres nos pueden enseñar mucho sobre cómo funciona el cerebro porque los mecanismos que utilizan son muy ingeniosos y distintos a los que emplea un neurocientífico”.

La neurociencia se aproxima al paciente con métodos muy específicos que implican zonas concretas: estimulaciones, ablaciones, fármacos que interfieren en la transmisión sináptica… Los parásitos, en cambio, utilizan estrategias mucho más generales. “Sus mecanismos son como una perdigonada”, ejemplifica Adamo.

forest robber formica rufa, ant tales

Hormiga roja europea. / Antrey-Fotolia.com

Sigue leyendo

“La justicia moderna debe aprender de la tradicional a tener en cuenta los sentimientos”

Hoy Jared Diamond es profesor de Geografía y Ciencias del Medioambiente en la Universidad de California en Los Ángeles, pero antes ha estudiado dos doctorados; ha vivido entre las sociedades tradicionales de Nueva Guinea y ganó un Premio Pulitzer por su libro Armas, gérmenes y acero. Este fin de semana, en el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona (CCCB) se acabaron las entradas para acudir a la presentación de El mundo hasta ayer, ¿Qué podemos aprender de las sociedades tradicionales?, su último libro, editado por Debate. 

Publicada en SINC el 21 de octubre de 2013

¿Qué estaría pasando ahora si viviéramos en una sociedad tradicional como las que usted estudia en Nueva Guinea?

En el momento en el que nos hubiéramos visto, o yo te habría matado, o tú a mí, o uno de los dos habría salido corriendo. En vez de eso, y como vivimos en una sociedad moderna, cada uno de nosotros sabe que el otro no significa un peligro sino una oportunidad.

Jared Diamond. Imagen: SINC

Jared Diamond. Imagen: SINC

Pues me alegro bastante de vivir en una sociedad moderna.

En algunos aspectos son claramente mejores. Tenemos la comida asegurada, mayor esperanza de vida, nuestros hijos tienen más posibilidades de sobrevivir que en una sociedad tradicional, donde casi la mitad mueren a la edad de cinco años, y tenemos la suerte de poder viajar a distintos países. Alguien de Nueva Guinea apenas se mueve 15 kilómetros del lugar donde ha nacido. Sigue leyendo

A la caza del material genético marciano

i existiera vida en Marte es posible que fuese parecida a la de la Tierra. No por casualidad, sino porque hace cuatro mil millones de años los dos planetas intercambiaron toneladas de material en forma de meteoritos. Dos figuras mediáticas, Jonathan Rothberg y Craig Venter, son la parte más visible de los equipos que ‘compiten’ para que el siguiente viaje de la NASA al planeta rojo lleve a bordo un secuenciador de ADN y ARN.

Reportaje publicado en SINC el 25 de febrero de 2013

Hay varios métodos para detectar si Marte alberga vida debajo de su superficie. El ideal, sin duda, sería enviar un nutrido grupo de científicos ataviados con bata blanca, escafandras y toda clase de artilugios.

Como el viaje aún es inviable, otra opción factible se perfila en el horizonte: una máquina que sea capaz de obtener material del suelo marciano, detectar el ADN o el ARN que pueda contener, secuenciarlo –leerlo– y enviar la información mediante ondas de radio de vuelta a la Tierra. Dos figuras muy mediáticas están detrás de este objetivo: Craig Venter y Jonathan Rothberg.

Región de Reull Vallis en Marte. / ESA/DLR/FU Berlin (G. Neukum)

Región de Reull Vallis en Marte. / ESA/DLR/FU Berlin (G. Neukum)

El científico y empresario Craig Venter, el mismo que en 2010 anunció que había creado vida sintética, anunció en una conferencia en Nueva York el pasado mes de octubre que su equipo ya está probando un secuenciador en el desierto de Mojave (EE UU) y se mostró totalmente convencido de que en Marte hay formas de vida basadas en ADN. ”Esto es así, cuando repitamos esta entrevista en 20 años lo veremos”, afirmó con contundencia al pasmado entrevistador.

Por otro lado, científicos del Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT por sus siglas en inglés) y la Universidad de Harvard configuran el grupo de búsqueda de genomas extraterrestres (SET-G). Este proyecto, liderado por el biólogo molecular Gary Ruvkun y Maria Zuber, reconocida planetóloga, está financiado por la NASA desde el año 2003. “Parece ser que Venter cree que ha sido el primero en tener esta idea, pero creo que le ganamos desde hace ya más de una década cuando concebimos el proyecto”, afirma a SINC Ruvkun. Sigue leyendo

Un concierto para oídos biónicos

Los implantes cocleares son dispositivos médicos que, colocados en el cráneo, restauran la audición. Más de 200.000 pacientes en todo el mundo los llevan, pero todavía hoy la percepción musical con estos aparatos es muy limitada. Investigadores de la Universidad Pompeu Fabra se han propuesto que estas personas puedan disfrutar de la música como el resto y han iniciado el proyecto musIC. El sábado dieron un concierto especial para implantados cocleares en el CaixaFòrum de Barcelona.

Publicado en SINC el 11 de febrero de 2013

Es fácil imaginar la frustración de Ludwig van Beethoven al quedarse sordo. Si el máximo exponente del romanticismo hubiera vivido hoy en nuestro país sin duda tendría un implante coclear y llevaría una vida prácticamente normal.

Un momento durante el concierto para implantados cocleares, el sábado 9 de febrero en Barcelona. / J.P

Un momento durante el concierto para implantados cocleares, el sábado 9 de febrero en Barcelona. / J.P

Si además Beethoven viviera en Barcelona, probablemente habría asistido a un concierto en el CaixaFòrum el pasado sábado por la mañana. Se habría sentado junto a otros implantados y acompañantes normoyentes, y habría escuchado siete piezas especialmente compuestas para su oído biónico. Si Beethoven hubiera calificado esa mañana simplemente como ‘agradable’, el concierto habría sido un éxito rotundo porque la mayoría de implantados cocleares no puede soportar la música. Sigue leyendo

Cómo crear vida multicelular en 60 días

La multicelularidad no es solo la unión desinteresada de células que no tienen nada mejor que hacer. Es el origen de la biodiversidad y de la complejidad de los millones de especies de la Tierra. Este salto evolutivo que tardó millones de años en suceder lo reprodujeron hace un año en un experimento de tan solo dos meses investigadores de la Universidad de Minnesota (EE UU).

Publicado en SINC el 1 de febrero de 2013

Vida multicelular de laboratorio

Un equipo de estadounidenses diseñó un sencillo experimento donde volverse multicelular fuera una ventaja adaptativa. / H. Berends (derivada)

La unión coordinada entre células distintas aportó a la vida los beneficios del aumento de tamaño y la división del trabajo. Pero, como cualquier avance, también implicó nuevos retos como la cooperación, la comunicación y la necesidad de controlar el sistema. La existencia de la vida multicelular se rige por las leyes de un ‘comunismo’ biológico donde el interés del ‘pueblo’ está claramente por encima de las necesidades individuales. Si no es así, el invento no funciona.

El origen de los animales, el cómo se pasó de una célula a trillones de ellas bien avenidas, es un misterio aún sin resolver. Pero sí se sabe que a la naturaleza le costó millones de años originar la multicelularidad, y que científicos de la Universidad de Minnesota (EE UU) lo han conseguido en 60 días. Los resultados de este estudio, liderado por el investigador William C. Ratcliff, se publicaron en enero del pasado año en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.

“Estábamos mi jefe, Michael Travisano, y yo tomando café en la oficina hablando de cuál sería el experimento más guay que podríamos hacer en el laboratorio –explica a SINC Ratcliff–. Decidimos que el origen de la vida era demasiado difícil, pero que hacer evolucionar un grupo de células hasta la multicelularidad podía ser factible”. Y se pusieron manos a la obra. Sigue leyendo

“Nuestra sociedad se dividirá en dos: cíborgs y humanos, a los que dejaremos atrás

Kevin Warwick en Cosmocaixa, Barcelona

Kevin Warwick en Cosmocaixa, Barcelona

Kevin Warwick es experto en inteligencia artificial, robótica e ingeniería biomédica y cree firmemente que las personas y la tecnología convergerán pronto en un único ser, el cíborg. Sus investigaciones tienen fuertes connotaciones éticas y, aunque sus declaraciones son escandalosas, están respaldadas por artículos científicos. Warwick ha visitado Barcelona para dar una conferencia en CosmoCaixa.

16 noviembre 2012 (SINC)

Cuando se habla de máquinas inteligentes y cíborgs, no es raro pensar en un escenario apocalíptico del estilo de la película Terminator. ¿Cree que ese futuro es posible?

Sin duda. Si se trata de máquinas inteligentes actuando al margen de los humanos, yo no veo otra opción que un escenario catastrófico. Es solo cuestión de tiempo. Pero si hablamos de cíborgs ya es otra historia. Sigue leyendo

“El bosón no tiene aplicación inmediata, pero la electricidad y el magnetismo tampoco la tuvieron”

Peter Higgs posaba ayer para los medios en el CosmoCaixa de Barcelona. Imagen: SINC

Peter Higgs posaba ayer para los medios en el CosmoCaixa de Barcelona. Imagen: SINC

Barcelona | 07 noviembre 2012 (SINC)

Peter Higgs, físico británico y uno de los padres de la partícula que los científicos han buscado durante medio siglo, visitó ayer Barcelona. El 4 de julio de este año se encontró una partícula compatible con el bosón de Higgs en el Laboratorio Europeo de Física de Partículas (CERN) y, según aseguró Higgs en rueda de prensa, “su hallazgo no lo explica todo pero significa el final de un camino y el principio de una nueva física que nos permitirá estudiar la cosmología y el universo primigenio”.

El científico, invitado por el Instituto de Física de Altas Energías (IFAE) y la Obra Social “la Caixa”, aseguró estar encantado de poder visitar Barcelona, ciudad con la que confesó tener “una relación sentimental muy especial”. Por la tarde ofreció una conferencia titulada ‘Inventando una partícula elemental’ en la que revisó las circunstancias personales y científicas que le llevaron a postular la existencia del bosón de que lleva su nombre. Sigue leyendo

La vida es así… 25 años después

Ya ha pasado un cuarto de siglo desde el día en que Érase una vez… la vida se estrenó en TVE, el 3 de octubre de 1987. Con los míticos dibujos animados producidos por el cineasta francés Albert Barillé, los televidentes aprendieron qué cara tiene un glóbulo rojo, lo feos que son los virus y que el impulso nervioso se pega una buena carrera para llevar su mensaje. La serie se ha emitido en más de 30 países y traducido a más de 20 lenguas. 

Publicado en la Agencia SINC el  de octubre de 2012

Los cromosomas femeninos, con unas repeinadas pestañas, esperan la llegada de sus parejas masculinas en el interior del óvulo. “Mirad quién viene, ¡nuestros cromosomas de complemento!”, exclama una. “¿Nos entenderemos con ellos?”, pregunta inquieta otra. “Siempre con las mismas preguntas tontas, ¿no, colega?”, protesta el resto. Y parece ser que sí se entienden. Los cromosomas con pestañas se acercan coquetamente a los ataviados con bombín y pajarita. “No están nada mal, ¿sabes?”. Empiezan a reír y a bailar. La voz en off apunta: “Ahora todo va a comenzar”.

Érase una vez... la vida fue la primera serie de dibujos divulgativos de TVE y barrió en las audiencias. Imagen: Planeta de Agostini

Érase una vez… la vida fue la primera serie de dibujos divulgativos de TVE y barrió en las audiencias. Imagen: Planeta de Agostini

Así se produce la fecundación en el capítulo dedicado al nacimiento de Érase una vez… la vida, la serie de dibujos animados que se estrenó en Televisión Española (TVE) hace 25 años, el 3 de octubre de 1987.

TVE no solo emitió esta serie francesa sino que participó en su producción. “TVE había tomado la política de abrirse al mercado internacional”, explica a SINC Jesús González, jefe de coproducciones internacionales del momento. Gracias a su rentabilidad, había un gran interés en la búsqueda de series de dibujos animados. “En ese momento había poca competencia y la audiencia un domingo después de comer era equivalente a la de un partido de fútbol”, explica González.

Así que González partió a los festivales internacionales donde exponían las grandes productoras y en el de Montecarlo conoció a Albert Barrillé, director y productor, a quien clasifica con cariño como una rara avis en el mercado internacional. “En una época en la que se llevaban los puñetazos y los monstruos japoneses, o la sensiblería de Heidi, sus dibujos iban completamente a contracorriente”, recuerda. Sigue leyendo