BuenaVida: Revista del bienestar en El País

Cosmética orgánica: si es tan natural, ¿se puede comer?

Cosmetica ilustracion_BuenaVida

“Mira ahora, mira ahora, puedes mirar, que ya me he puesto maquillaje; y si ves mi imagen te vas a alucinar y me vas a querer besar”, cantaba Mecano en uno de sus grandes éxitos (Maquillaje,1982). “Cuando besas a una persona en la boca, esta se va a comer parte de tu pintalabios; y con él, si los lleva [a veces, ocurre], rastros de metales pesados y moléculas derivadas del petróleo”, comenta Anna Dal Passo, quien regenta una distribuidora de cosmética ecológica en islas Baleares. Y no solo eso. Según Dal Passo, una mujer puede llegar a comerse hasta un kilo de su propio pintalabios a lo largo de su vida, y aunque no hay evidencia de daño a la salud, la experta recomienda fijarse muy bien en qué tipo de cosmético utilizamos. Y no alentar (quizás) tan a la ligera, como hacía Ana Torroja, a que se coman nuestro maquillaje. ¡Un momento! Resulta que uno de los productos estrella que Dal Passo comercializa es una barra de labios cuyos ingredientes provienen del mundo alimenticio (aceites esenciales y extractos vegetales). Entonces, ¿es la cosmética ecológica tan natural y sana que hasta se puede engullir? (Seguir leyendo)

¿Por qué se me pone la piel de gallina?

Cuando queremos mover un dedo, lo movemos. Si queremos ir a un sitio, nuestros pies responden y con más o menos gracia logramos alcanzar el objetivo deseado, y si de repente nos da por guiñarle un ojo a alguien, sin problemas, lo logramos (la mayoría). Pero también hay situaciones en las que el cuerpo se nos va de las manos y reacciona sin que tengamos ningún tipo de control sobre él. Estas reacciones nos pillan por sorpresa, y nos trasladan a un mundo maravilloso donde, sin embargo, todo tiene explicación. Esto es lo que dice la ciencia sobre seis reacciones comunes mas igualmente fascinantes.

(Piel de gallina, Le palpita un ojo, Vuelco en el corazón, Rugir de tripas…)

Cómo afecta el paso del tiempo a sus órganos íntimos

Master of sex

“La vagina no muerde”, avisa Virginia Johnson, pionera en la terapia sexual moderna, en uno de los capítulos de la serie americana Masters of sex. Y aunque dicha afirmación no aporta nada que no sepamos, deja claro lo poco que hombres y mujeres sí sabían entonces, en los años 50, del asunto. Y, por qué no, seguramente también refleja un gran desconocimiento en la actualidad de esta parte de la anatomía femenina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *